Monday, September 07, 2009

"O" FACTOR

Hoy se cierra la avenida principal del downtown de Chicago, Michigan Avenue, conocida popularmente como Magnificent Mile (a poca distancia de mi oficina) para el evento de rodaje del comienzo de temporada que se ha montado la diva de la television norteamericana Oprah Winfrey. El montaje ha comenzado hoy, que estamos de vacaciones por el labor day. Vienen entre otros Black Eye Peas. No se cuanta pasta ha desembolsado harpo Studios, la productora de Oprah para conseguir vender a la ciudad el cierre de las calles mas importantes de esta metropoli, pero siendo como es billonaria, seguro que le parece poco cualquiera que fuere la cifra. No se que clase de contenidos tendra el show, aunque despues de ver tantos de refilon mientras cocino la cena he llegado a cuestionarme la contradiccion de porque esta mujer tan forrada de doinero sigue hablando obsesivamente a los americanos sobre como tienen que comer y hacer dieta y a medida que lo hace se la ve cada vez mas desbaratada gorda ya casi a punto de rozar la obesidad. El acceso es libre a todo el rodaje y shows que duraran tres dias de esta semana; pero lo mas curioso que me sigue asombrando es el anuncio de la web que advierte: WEAPONS ARE PROHIBITED. Algo asi como "no te traigas el bazooka que tienes escondido en el sotano ni nada que mate gente".

3 comments:

Antonio said...

Lo de Weapons, me ha hecho gracia. Ya sabes, lo de que USA es otro planeta para los que fuímos allí a vivir allí una temporada.
Done trabajé, cuando llegué aparte de vacunas, reconocimiento médico y entrevistas, me entregaron reglamentos, papeles varios y tarjeta de identidad. En el reglamento había un artículo que venía decir algo así como: Firearms or weapons are prohibited in our facilities. Si pescaban a alguien con ellas encima había problemas muy serios.
Claro, uno venido de otro sitio en que solo los polis o militares llevan armas, sonaba a película, rarísimo. Luego cuando te entrabas como funcionaba ese asunto allí, veías que era razonable y necesario.
También me asombraba un poco la manía de colocar advertencias de todo tipo en cualquier cosa o lugar. O instrucciones de uso que parecían hechas para bobos. Pero luego, ya te dabas cuenta de lo acertado de eso. Nadie podía decir lo del sobado "Yo no lo sabía" o "No me lo dijeron". No había excusa.
En fin, contrastes de modos de vida diferentes.
Recuerdo haber visto a Ophrah y la verdad, me pareció de lo mas normalito. Pero veo, que ha sabido montárselo muy bien y eso tiene mérito el mundillo tan competitivo y duro de la TV.
Saludos cordiales

Frank - Francisco said...

ja ja! mira Antonio, es que esto de las armas en la calle es serio, y para nosotros es impemsable que alguien se plante en un show o concierto con una pistola cargada, empezando porque no se encuentran asi como asi. Asombra ver que la sociedad norteamericana no mueve un dedo para eliminar de raiz el uso privado de armas y solo pone llantinas como solucion cuando matan inocentes por las calles. Algo que no me cabe en la cabeza.
Resulta ser que lo de Oprah es mas de lo que yo pensaba: parece que viene U2 a tocar junto a Black Eye Peas, Rascal Flatts, Jennifer Hudson, etc...y dura menos de lo que yo dije, porque todo el montaje se desmantela esta madrugada segun dice el telediario hoy. Menudo gasto para solo 24 horas.

Antonio said...

Hombre, Frank! que ya sé que la gente no anda toda armada por las calles. Eeso es cosa de las elículas. Pero si que me sorprendió la relativa facilidad para armarse y soltando dólares, pero por lo legal. Antes había una semana o algo así de plazo para comprobar tu expediente antes que te entregaran el arma, ahora no sé.

Por curiosidad visité una armería y eso de ver una AK-47 (china) en venta, me dejó pasmado. No era muy caro. Luego me aclararon que no disparaba a ráfagas, que estaba prohibido. Pero en la misma tienda vendían un kit para convertirla en automática. Un disparate. ¿Para que carajo quiere uno ese trasto en casa? Puede caer en manos de cualquier pirado y montar una de cuidado.

Las armas por la calle no son buenas. Son un problema gordo. Algún médico me contó que habían tenido que hacer cursos en hospitales militares, porque las heridas de bala eran de lo mas endiablado de curar y ellos no sabían como hacerlo.

Espero que algún día entren en razón.