Tuesday, February 24, 2009

FUNNY 23

Ese Lunes llegue a casa desde el Instituto donde cursaba bachillerato y subi al cuarto de la planta alta de mi casa donde tenia un enorme puzzle de 5000 piezas de la ciudad de Bamberg a medio ensamblar, y puse mi flamante equipo de musica Marantz sintonizando Radio 3 de Radio Nacional. Para mi era una gozada escuchar el diario pop en plena euforia ochentera al tiempo que montaba maquetas Tamiya escala 1/24 o me entretenia con alguna cosilla hasta bien tarde. Pero resulta que esa tarde se me interrumpe la emision de sopeton y empiezan a retransmitir musica clasica non-stop, algo como muy raro en Radio3. Poco a poco se empiezan a escuchar rumores sobre un fulano con tricornio que habia entrado en el congreso dando tiros a las escayolas del techo que caian a pedazos sobre los diputados, quienes corrieron acojonados mas rapido que un rayo a esconderse debajo de las butacas. No se cuantas veces durante las decadas siguientes hicimos bromas al ver el replay del video observando quien tardaba menos. Nunca tuve sensacion de miedo ni preocupacion en esos dias. Realmente lo que me molestaba era la estupida banda sonora del esperpentico espectaculo que se daba a traves de las emisoras nacionales. Ninguna de las solemnisimas y compungidas emisiones en TV de los que se decian controlar la situacion con toneladas de galones en la pechera daban respeto o credibilidad alguna, mas bien transmitian una improvisacion y un amateurismo que no invitaba al repeto; mas o menos el mismo que tengo hoy por los cuatro chaqueteros que aun quedan agarrados a la teta del poder politico desde esas fechas. Sonaban igual que el pito de un sereno, por una oreja me entraban y por la otra me salian como me sigue pasando con la politica y quienes hacen de ella su vida. Tengo similar recuerdo de la retransmision del funeral de Franco, ya que justo ese dia de 1975 estrenabamos en casa nuestra primera TV en color, una flamante Blaupunkt de 24 pulgadas, y yo estaba entretenidismo en ver los cochazos de importacion que las camaras enfocaban durante el cortejo sin importarme un bledo el desfile, las llantinas o la corte de peinetas negras en fila india. Sinceramente, fueron dias de vacaciones forzosas muy entretenidos y hasta cierto punto, divertidos. Daba gusto estar al pairo porque no habia un dios en la calle y las carreteras estaban vacias. No te digo la playa. Una delicia. Por eso decidi irme a la playa, ya que la experiencia era la de que en nuestra pobre historia esta escrito que en Espana, se hace mucha escandalera y se recogen pocas nueces. Al final, dos decadas despues de tanta trapisonda muchas cosas siguen mas o menos igual en lo elemental y algunas hasta bastante peor. El tipo del tricornio si que se gano sus 15 minutos de reality-show en la tele y un parrafo en los libros de historia y los que nos hartamos del chaqueteo, la corrupcion post-rumasa y el europeismo patologico a la desesperada nos acabamos mudando a otro pais con menos escandaleras y mas oportunidades.

1 comment:

Ana said...

Ay viendo este post me vino a la cabeza aquella tarde del 23 f, las cagaleras que tenían algunos, sobre todo los pobres que padecieron las consecuencias de la post guerra.
Yo creo que todavía conservo en casa de mi madre una revista con la portada "Los 100 Chistes de Tejero", voy a intentar recuperarla... también circuló mucho la coplilla: "Aquellos guardias civiles que interrumpieron la votación, jodieron la investidura del jefe de la nación...."