Saturday, January 31, 2009

MISERY FACTORY

Alucinando me quede al leer las cifras. Zapatero debe de estar pensando que es Jesucristo ya que con un 14.5% de desempleo galopando rumbo al 20 y estas leyes absurdas, acabara caminado sobre las aguas y multiplicando panes y peces para dar de comer a todos y repartir miseria. Como eramos pocos, ahora va y pare la abuela por decreto. Inaudita politica de extranjeria la Espanola, justo al reves que los paises con una minimo de cordura respecto a esta materia, y que acabara destrozando a regiones saturadisimas como Canarias. Hay que ver lo que se es capaz de hacer desde un asiento en el senado cuando se sabe que se va a tener una pension vitalicia mientras los ciudadanos hacen cola en las oficinas del inem.

2 comments:

bitdrain said...

Cierto es la politica de extranjeria es todo menos una planificacion a conciencia.

De todas formas, no veo mal que se conceda cierta ciudadania pero otra cuestion deberia ser la residencia. Aunque claro segun la legislacion no podemos negar la entrada en Espana de ningun ciudadano con pasaporte espanol.

Toda America suele optar por Canarias o Madrid como lugares para adaptarse.

A no ser que se quieran asegurar cierta presencia en el continente americano o que deseen hacer algo populista para ganar preferencias y simpatias a la hora de posicionarse en ciertos mercados...

Frank - Francisco said...

Hombre, populista si que es. Tambien es un suicidio demografico para regiones pequenas como Canarias. El problema radica en la ligereza con la que se dan pasaportes de conveniencia Espanoles a extranjeros; algo que rebotara en contra de los espanoles natos, reduciendo bienestar inyectando una avalancha ingente de foraneos compitiendo en un mercado debil y saturado que solo genera desempleo de forma acelerada. Es sabido que el extranjero admite condiciones laborales de subdesarrollo, y no dudes que lo hacen aqui, eliminando garantias laborales que han tardado decadas en ser conquistadas. La patronal empresarial recibe eso con sonrisa de oreja a oreja. Es un retroceso a la miseria de posguerra que el funcionariado estatal ve con indiferencia porque pertenecen a esa casta de 'fijos del estado' que siguen invariablemente en puestos con trienios y pluses sin verse afectados por vaivenes ya llueva o truene, o con sueldos vitalicios. No se comprende porque la normativa de residencia de extranjeros de otras zonas ultraperifericas de la CEE no se aplica en Canarias ni porque se oculta esa regulacion a los medios, y ni siquiera se menciona en prensa o por los politicos locales, ni siquiera los nacionalistas.