Sunday, November 23, 2008

DESTRUCTOR

Parece mentira la cantidad de documentos inverosimiles que se acumulan en cajas como pruebas de residencia y otros muchos que se necesitan a lo largo de un proceso de regulacion de status en USA. Desde 1999 he ido conservando todo porque una de las mas temidas actuaciones que el departamento de estado puede pedir es una 'RFE" o Request for Evidence. Pueden ser de cualquier tipo y en cualquier momento, desde pruebas de transacciones bancarias hasta datos medicos, facturas de lease de apartamentos, certificados de estudios, pruebas de experiencia laboral, impuestos de la ultima decada..de todo. Te conviertes en una especie de acumulador de papeluchos 'por si acaso'. Afortunadamente no me han pedido ni pronunciar mi nombre. Hoy domingo, despues de dormir como un rey a pata suelta en el aftermath de las cervezas de celebracion de anoche me dio por hacer un clean-up de esos papeles y sacarle la carbonilla a la trituradora de documentos...y es que no se puede echar a la basura asi como asi tanto dato. La pobre destructora casi echa humo despues de hacer trizas mas de nueve bolsas como las de la foto, las ultimas, y que he fotografiado como recuerdo.

5 comments:

Mary: said...

Acabo de visitar tu blog despues de un fin de semana en Napa/Sonoma. Que felicidad!!! - Fijate con el poco tiempo que te conozco, me quede yo muy, pero MUY ilusionada al leer que por fin hayas conseguido tu green card! Welcome, welcome to a new and free life here in the States!

Frank - Francisco said...

Mary, gracias por acercarte y por tus palabras. Desde luego que es un momento importantisimo en mi vida y me alegro poder compartirlo tambien contigo. Es una alegria tremenda!

Antonio said...

A pesar que cierras el tema "Políticamente Insolente", no puedo menos que agradecerte su existencia. En cierto modo era una mirada "desde fuera", valiosa por supuesto, de lo que acontece aquí. Ofrecía esa perpectiva que se pierde al vivir muy cerca y servía, para luchar contra esa costumbre (mala) de acomodarse y ver como normal cosas como por ejemplo, la destrucción del territorio. Siempre es bueno el contraste.

Te deseo muchísima suerte en esta nueva etapa profesional. Seguiré visitando este blog, sobre todo, por esas imágenes arquitectónicas espectaculares y en particular de esos edificios magníficos de comienzos del siglo XX.

Me alegro mucho, que haya acabado este calvario burocrático.

Saludos cordiales

Frank - Francisco said...

Hombre Antonio, gracias por estar siempre, si que te agradezco la presencia y la participacion porque son geniales contigo. En muchas ocasiones, a pesar de saber que la indignacion que me causan ciertas cosas y acontecimientos eran el motor para colgar un post que me servia de protesta absoluta, tambien es verdad que cargaban el apartado de una auerola poco alegre pero que tenia la necesidad de despecharla. Aparte de esto, el tiempo que me toma describir lo que me toca las narices lo puedo emplear en otras cosas. Con la tranquilidad que tengo ahora desde que soy residente en USA, creo que ya no tiene mucho sentido para mi emplear energia en ello, sino en ser constructivo con lo que se me antoja positivo y obviar lo que evidentemente va barranco abajo porque ya me da igual. Creo que estoy eligiendo canalizar mi esfuerzo en la red por cosas de signo mas profesional, alegre y motivador. Un abrazo y espero que sigas viniendo.

Antonio said...

Frank, solo para apuntar que nunca vi ese blog como destructivo, para despotricar o negativo. Todo lo contrario, lo he visto siempre como una acción muy positiva aparte de constructiva y que podía abrir mentes a nuevos horizontes y otras formas de ver las cosas.

Es bueno saber que hay mundos diferentes, en que las cosas se hacen de distinta manera que aquí y de los que se puede aprender mucho. Lo malo, es que a veces se importa lo cutre y a lo bueno se le deja de lado. En tu caso y metido en el mundillo de la arquitectura y diseño, no me extraña nada que a veces se te calentase la cabeza y con toda la razón del mundo.

En fin, a ver si mejoran las cosas.

Claro que seguiré visitando este lugar. Ya se ha convertido en costumbre.

Saludos cordiales, un abrazo y avanti tutti, Antonio