Friday, August 24, 2007

DIAS ALEGRES

Un dia recuerdo que mi madre me pregunto entre sorprendida y alarmada que era lo que me hacia tan feliz que me tenia riendome un dia y otro tambien desde que puse el pie en el Instituto de Guia para hacer mi bachillerato. Y la verdad es que me lo pasaba en grande. Como tuve pocas oportunidades de disfrutar en los ultimos cursos de la EGB que pase internado en el colegio privado S. Juan Bautista de La Salle en Arucas, y dado que el nivel educativo que traia era superior a la media del requerido en los centros de ensenanza publicos, pude tener un bachillerato muy comfortable, que hice con relativo poco esfuerzo pero con mucho interes y con tiempo libre suficiente para entretenerme en otros menesteres y en hacer amistades en un pueblo donde vivi relativamente ausente hasta ese momento. Me llamo la atencion ver que me conocian todo los vecinos or referencias familiares, no siempre agradables, pero yo no conocia a nadie y eso no me gustaba nada. Basicamente ya sabia que la gente del pueblo ya me tenian "catalogado" sin haberme tratado directamente jamas y sin haberme relacionado con casi nadie del lugar. Desarrolle muy rapido un entretenimiento que compartia con los primeros amigos de fechorias que tuve y normalmente eran Juanito Lopez Martinez y Jose Aguiar Marrero. Uno de los dias historicos en el que recuerdo haberme reido mas en mi vida fue el episodio jamas contado de los ERPAS. Eran los dias proximos al fin de curso, y la entonces directora del centro -Encarna Reverte- habia estado muy animada de ver como esas generaciones habian devuelto la vida al instituto en un revival de actividades culturales y ludicas como ella no recordaba desde hacia decadas. Nosotros, a caballo entre el final del ciclo de BUP y aun no teniendo claro a que universidad tirar para hacer una carrera casi por obligacion, empleabamos el tiempo en distraernos con cualquier cosa, y si era estrafalaria, pues mejor. En uno de esos dias de preparacion de decorados detras de las bambalinas del escenario del salon de actos, en las estanterias de las pequenas habitaciones que hay habilitadas para entreactos y almacenar atrezzo, atine a meter mis manos de curioso en una caja de papeles antiguos con la sorpresa de encontrarme con un punado de fichas con fotografias antiguas, en blanco y negro la mayoria de ellas, y que representaban la coleccion mas asombrosa de caras y perfiles de personas que jamas habia visto hasta la fecha y que parecia ser que habian sido alumnos del centro desde hacia varias generaciones. Fue tal el impacto de lo que vi que me tuve que sentar. Juanito Lopez que estaba ajeno al descubrimiento, se acerco y la reaccion instantanea fue empezar a reirnos sin parar a medida que nos pasabamos las fotografias como si fueran una coleccion de imagenes de mamarrachos de feria. Mientras tanto, el aforo del teatro se llena, la gente ocupa sus butacas y nosotros seguimos riendo y riendo sin poder parar. Comienza el espectaculo y nosotros entre carcajadas no reparamos en que no podemos salir de alli sin atravesar el escenario en plena funcion, asi que esperamos a que termine, y yo acabo con los bolsillos repletos de fotos. Salgo para mi casa con un dolor de barriga tremendo de no poder para de reirme y hago un stop en la libreria papeleria del siete para comprar una cartulina del color mas aparatoso que pudiera encontrar. Me pase la tarde-noche en el cuarto de juegos de mi casa tirado en el suelo, con mi fuelle y mis pastillas de dacortin para controlar el ataque de asma que tenia de tanto reirme mientras preparaba el show del dia siguiente. Mas adelante alguien me comento que algunos de los espectadores del la obra de teatro escuchaban risas de fondo durante los entredialogos de la funcion sin saber que eramos nosotros escondidos detras del escenario ya que a ratos las risas eran incontrolables. Armado con pegamento imedio y tijeras acabe confeccionando un par de cartulinas enormes y , prepare la publicidad de lo que seria la "agencia matrimonial Eduvigis". Mi primer trabajo publicitario. Arriba, en la cabecera estaba la tipa esta, Eduvigis, la pobre, mas fea que una noche de truenos, explicando el exito de su agencia de emparejamientos, y debajo, una miriada de fotos de parejas formadas por la gente mas fea que pude encontrar entre esas fotos. Me acuerdo que algunos de los ejemplos de exito eran la pareja formada por un tal "Rito Luis y Petra Laura", con unas caras que daban hasta miedo, y unos ropajes sacados de no se que tienda de ultramarinos. En fin, que esos carteles de "publicidad" acaban siendo colgados a primera hora del dia siguiente en los tablones anunciadores del Instituto y desde ese momento, todo el espectaculo se reduce a observar la reaccion y disfrutar del momento sentado en un banco enfrente en el pasillo, como quien no tiene nada que ver con el tema. Las primeras gentes, curiosas, se acercan, se empiezan a reir, carcajadas, hacen burlas acerca de las caras, de las orejas, las gafas, los nombres...y de repente, alguen sobresale de la marabunta y se oye decir 'pero esa es mi prima", y mas tarde alguien saltaba con "joder, que hace mi suegra aqui", y yo no hacia mas que retorcerme de la risa a cada comentario, ya medio tirado sobre el banco viendolo todo desde una distancia prudencial. Tengo que decir que el expolio del cartel fue masivo ya que parece ser que todo el mundo encontro a alguien de su parentela alli, pero el divertimento que me proporcionaron fue impagable. Me quedaron algunas fotos viejas de los menos feos que nunca pegue en los carteles y el recuerdo del episodio. Juanito Lopez debe de acordarse del episodio porque un tal Astato le era 'familiar'. Episodios como este hubieron muchos mas, y al final del ciclo escolar pude sacar el numero tres de mi promocion en cuanto a calificaciones y un buen numero de matriculas de honor para mi curriculum. Todo el periodo comprendido entre mis 14 a los 19 fue simplemente genial. Y mucho tuvo que ver con los dias alegres del Instituto.
Posted by Picasa

2 comments:

Windloose said...

Fuerte gamberro cabronazo! :-)
Eres la repera, que pena que no coincidimos en esos años de instituto, que yo también cursé allí. Creo, ... no, estoy completamente seguro que fue la mejor época de mi vida, en la que maduré mucho a base de madrugones para coger la guagua desde Agaete para llegar al instituto, porque por aquel entonces, o ibas al instituto de Guia o al de Gáldar, y yo elegí Guía, como otros de mis compañeros de la escuela. Aún recuerdo como si fuera ayer al llegar a casa a eso de las 3 y media, muerto de hambre, oir la sintonía del programa "La Tarde", tema del grupo de música que descubrí años más tarde en clase de inglés con la canción So Far Away, el título del programa la tarde era The Long Road, un tema que en versión original en un concierto duraba entre 17-19 minutos!!, de Dire Straits, y luego el culebron de Falcon Crest .... Para mí también fue una etapa bastante divertida, y en segundo curso nació mi interés por lo que se convirtió luego en mi profesión, la informática, en aquel entonces, yo me aventuré a tunear un disco de 5 1/4 para doblarle la capacidad, de 360Kb a 720Kb, simplemente haciendo una muesca en el lado opuesto e insertando el disco boca abajo en la lectora externa del commodore 64 que era la máquina que usabamos para programar en basic!!! Después de aquel "éxito tecnológico" vino el desarrollo de una aplicación de traducción directa e inversa de código morse con reproducción de sonido, que nos reimos cuando utilizamos como frase para reproducir en morse algo como "Nos estamos descojonando del peluquín que llevas y no te estas enterando de nada" :-) Claro que el profesor solo oyó el código morse y no vió la frase que introducimos .... Pero lo tuyo nos gana por goleada!! Que bien lo habríamos pasado. Me da que pudimos coincidir en algún curso, yo en primero y tú en uno de los últimos. Mira tú por donde donde nos vinimos a conocer luego, ... cruzando las marejadas de Agaete enfrente del molino! :-)

Un saludo,
Luis

Frank-Francisco said...

je je, si ya te digo yo que lo de ser un gamberro me viene de lejos!
y hay cosas que no puedo contar en publico porque si alguien se entera me matan. La cosa es que yo me acuerdo que iba al instituto con un par de destornilladores en los bolsillos y siempre encontraba cosas que destornillar...y luego el que acababa destornillandose de la risa era yo. Tuve una de ataques de asma por culpa de los ataques de risa como nunca, y tenia que estar tomando cortisona por un tubo. So yo te contara....:-)